Puntuación 1. Cómo separar los signos de puntuación.

Mentiría si no admitiera que cometo muchos errores en materia de puntuación. Para evitarlos haré una pequeña serie de artículos en los que examinaré las reglas básicas de puntuación según la más moderna ortografía de la RAE.

puntuación

Lo primero que haré será presentar a los actores de esta película de la puntuación. Son los siguientes:

El español cuenta con los siguientes signos de puntuación:

El punto .

La coma ,

El punto y coma ;

Los dos puntos :

Los puntos suspensivos …

Los signos de interrogación ¿ ?

Los signos de exclamación ¡ !

Los paréntesis ( )

Los corchetes [ ]

La raya o guion largo  —

El guion –

Las comillas, que son de tres tipos

  • Las angulares, latinas o españolas « »
  • Las inglesas “ ”
  • Las sencillas ‘ ’

Lo primero que vemos es que cuando hacemos referencia a los “guiones” para diálogos estamos refiriéndonos a la raya o guion largo y no al guion normal. Por cierto guion no se acentúa porque es monosílabo y los monosílabos actualmente no se acentúan salvo en los casos en que es necesario distinguir varias palabras.

Otra cuestión llamativa es la existencia de tres tipos de comillas. Veremos en su momento la función que tienen.

 

La separación de los signos de puntuación y las palabras anteriores y posteriores.

 

Los signos de puntuación sencillos (  punto, la coma, el punto y coma, los dos puntos y los puntos suspensivos)  se escriben siempre sin dejar espacio de separación con la palabra o signo anterior, pero dejando espacio con la palabra o signo que va a continuación.

Al llegar a su casa, se encontró con su hermano.

Para recordarlo, piensa que un signo de puntuación es una parada. Estás diciendo algo y de pronto cortas. Es como si estás hablando y de pronto callas por un instante. Inmediatamente antes de ese corte hay sonido, pero justo después queda un espacio.

La excepción es el caso de los signos dobles, como los de interrogación y exclamación, los paréntesis, los corchetes, las comillas y las rayas que corresponden a aclaraciones e incisos. Todos estos signos son dobles porque tienen un signo que abre y otro que cierra.

En este caso, los de apertura se separan de la palabra o signo al que siguen y no se separan con un espacio de la palabra que los sigue. Los de clausura no se separan de la palabra o signo que va delante y sí se separan de la palabra que les sigue (pero no se separan si es un signo).

Bueno, esto puede sonar un poco complicado, así que intentemos inventar una regla para recordarlo.  A mí me gusta pensar que lo que está dentro de los signos dobles es una unidad con autonomía, por eso se quiere separar de lo que está delante y de lo que está detrás. Por eso deja espacio con el resto de la frase pero se mantiene bien junto dentro.

Veamos unos ejemplos:

Hay un proverbio chino que dice: “El que no tiene una cara sonriente no debería abrir una tienda”.

Después de los puntos suspensivos hay un espacio. Muy adecuado porque así se ve que es algo distinto a lo que venía antes. Después de las comillas no hay espacio porque forma todo parte de la misma unidad. Al acabar las comillas, si hubiera una palabra habría separación, pero resultaría ridículo poner “ y luego un espacio y luego un punto. Quedaría el punto flotando en mitad del aire como si fuera un personaje de Gravity.

¿Hablar con alguien? Solo contigo.

Ahí la primera interrogación no se separa de la anterior porque no hay anterior. No se separa de lo que hay dentro de ella. La última interrogación sí se separa de lo que hay después de ella.

La próxima entrada sobre puntuación hablaré del rey de la puntuación, del que le da nombre: el punto.

Si te parece interesante, nos encantaría que lo compartierasShare on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.