¿Cómo son los escritores que crean personajes interesantes?

Cómo son los escritores que crean personajes interesantes: explorando el papel de la personalidad, la empatía y la experiencia

Por: flickr.com/photos/zeitbelichter/33333907651/

No suelo traer a esta web estudios de psicología. Eso lo suelo dejar para otra de mis páginas: Entusiasmado.com. Sin embargo en esta ocasión he encontrado un estudio que es especialmente interesante para los escritores así que lo publicaré aquí, por si te puede ser de ayuda.

¿Cómo son los escritores que crean personajes interesantes?

Los personajes cautivadores son esenciales para una buena historia, pero no es fácil crearlos. Los buenos escritores crean personajes atractivos y hacen difícil resistirse a leer otro capítulo de una novela favorita o ver otro episodio de una serie de televisión absorbente.

Nuestro deseo de permanecer involucrados en un mundo ficticio puede mostrar que nos hemos identificado con uno o más de sus personajes, o que formamos vínculos con ellos, lo que a menudo sucede cuando los personajes son simpáticos, interesantes o complejos (es decir, multidimensionales y creíbles). Sin embargo, no está claro qué hace que los escritores tengan éxito en la creación de este tipo de personajes.

En un estudio publicado recientemente en Psychology of Aesthetics, Creativity and the Arts, Marta Maslej, Keith Oatley y Raymond Mar (2017) analizaron si había una conexión entre los escritores y los tipos de personajes que crean.

Los investigadores identificaron algunos rasgos y hábitos de escritores creativos. Los escritores parecen poseer niveles más altos del rasgo de Personalidad de los Cinco Grandes, lo que refleja un interés en las experiencias estéticas e intelectuales, niveles más altos de Introversión, así como niveles más bajos de Estabilidad Emocional y Amabilidad, que el promedio.

En algunos estudios, se ha descubierto que los escritores creativos son más empáticos y más dispuestos a asumir las perspectivas de los demás. Como era de esperar, tienden a leer y escribir mucha ficción.

Maslej, Oatley y Mar examinaron si estos rasgos y hábitos estaban asociados con la capacidad de crear un personaje atractivo.

En la primera parte de su estudio, 207 participantes escribieron un boceto de personaje, una breve descripción de un personaje imaginario, basado en una fotografía de un hombre. Estos participantes también respondieron preguntas sobre su propia personalidad, empatía y hábitos de escritura y lectura.

En la segunda parte del estudio, un grupo diferente de 144 participantes calificó a los personajes en estos bocetos con tres factores: interés, complejidad y simpatía. Los investigadores examinaron los vínculos entre los rasgos y los hábitos de los participantes que crearon los bocetos y clasificaciones de los personajes representados en los bocetos proporcionados por el segundo grupo de participantes.

De los cinco rasgos de personalidad principales, solo la apertura se asoció con la creación de personajes que eran interesantes y complejos. En cuanto a la empatía, los participantes que informaron tener una mayor preocupación empática por los demás crearon personajes más complejos, tal vez porque piensan profundamente en otras personas.

Los hábitos de escritura de ficción y poesía se asociaron con la creación de personajes más interesantes y complejos. Sin embargo, cuando se trataba de leer, solo leer poesía predijo cuán interesantes y complejos eran los personajes, pero leer ficción no.

Aunque este fue un hallazgo inesperado, los investigadores razonaron que leer poesía podría ayudar a las personas a crear personajes interesantes y complejos porque la poesía a menudo implica explorar emociones complejas, y la comprensión de estas emociones puede permitir a los escritores desarrollar mejores personajes.

 

Parece que el simple consumo de ficción no contribuye a esta capacidad, del mismo modo que escuchar música no nos transforma en músicos. En cambio, la creación de personajes interesantes puede verse influenciada por la cantidad de inmersión en historias y pensar en sus personajes mientras se lee.

Esta idea está en línea con el hallazgo adicional del estudio de que los participantes que crearon personajes más complejos informaron una mayor tendencia hacia la fantasía (es decir, imaginarse transportados a historias).

Aunque estos resultados proporcionan algunos conocimientos sobre la capacidad de crear personajes interesantes y complejos, ninguno de los rasgos o hábitos que examinaron los investigadores predijo la simpatía de los personajes, que parecía estar separada del interés y la complejidad.

En lugar de evaluar la calidad, esta calificación podría reflejar la compatibilidad entre los personajes y aquellos que interactúan con ellos. Nuestra fascinación por los villanos y los antihéroes puede dar fe de la idea de que los personajes no necesitan ser agradables para ser convincentes.

Gran parte de la variabilidad en cómo se calificaron los personajes permanece sin explicación, por lo que este es un tema para futuras investigaciones. Por ejemplo, vale la pena estudiar los hábitos de televisión y cine.

También se pueden considerar otras características de los personajes además del interés, la complejidad y la simpatía. Los resultados indican, que ciertos rasgos y hábitos de los escritores contribuyen a su capacidad para crear personajes de ficción interesantes.

 

Fuente:

Maslej, M. M., Oatley, K., y Mar, R. A. (2017). Creación de personajes ficticios: el papel de la experiencia, la personalidad y los procesos sociales. Psicología de la Estética, Creatividad y las Artes, 11 (4), 487-499. http://dx.doi.org/10.1037/aca0000094

 

Si te parece interesante, nos encantaría que lo compartierasShare on Facebook
Facebook
1Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.