El ejercicio de Flaubert y Ezra Pound para describir a los personajes

En su libro Taller de Corte y Corrección Mario di Marco cuenta el método que usaba Flaubert para enseñar a su discípulo Maupassant a describir a los personajes.

Durante sus paseos, Flaubert pedía a Maupassant que le describiera a alguna persona que se encontrarían durante el camino. Pero no de cualquier manera. Maupassant debía hacerlo de forma que Flaubert la pudiera reconocer de manera inmediata. Flaubert había de saber que se trataba necesariamente de esa persona.

Ezra Pound ideó posteriormente una variación sobre ese ejercicio, que recoge en su libro El abc de la lectura.

Consiste en describir con precisión y vivacidad.

Describir un coche, sin mencionar su marca, pero de manera que el lector no pueda confundirlo con ningún otro.

Describir un objeto cualquiera en la habitación, con la luz y la sombra que inciden sobre él.

Describir a otra persona de un taller literario, sin citar circunstancias personales, de manera que no haya duda acerca de quién es.

Puedes hacer ese juego con un amigo, o simplemente tú solo.

¿Qué es lo que hace que cada cosa tenga una naturaleza especial?

¿Qué es lo que hace a esa persona diferente de todas las demás?

Todo tiene su alma. Describir es descubrir ese alma y revelarlo mediante la escritura.

O como decía Sri Ram

“Cuando percibamos la verdad que radica en la naturaleza, en la misma alma de las cosas, descubriremos también la belleza que constituye la poesía de la vida, el aspecto poético de la verdad” 

Si te parece interesante, nos encantaría que lo compartierasShare on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
No comments yet.

Deja un comentario