7 reglas para escribir de Kurt Vonnegut

En su antología “Cómo usar la palabra impresa” Kurt Vonnegut da 7 reglas para escribir bien.

Son las siguientes, sacadas de las propias palabras de Vonnegut.

 

Reglas para escribir de Kurt Vonnagut

Foto: Flickr por Mike Ashton

7 reglas para escribir de Kurt Vonnegut

 

  1. Encuentra un tema que te importe.

Has de encontrar un tema que te importe y que importe a tus lectores. Es ese interés por el tema y no los juegos del lenguaje lo que debe ser el elemento más seductor de tu estilo.

No es necesario que escribas una novela, lo importante es que escribas siempre sobre algo que te importe algo, sea una carta al alcalde sobre un pozo delante de tu casa o una carta de amor a tu vecina.

  1. No divagues.

Sería contradictorio decir algo más sobre esto.

  1. Mantenlo simple.

Dos maestros del lenguaje como William Shakespeare y James Joyce, escribieron frases casi infantiles para sus temas más profundos. Hamlet se preguntó:” ‘To be or not to be?’ ( ¿ser o no ser?) y la palabra más larga en esa frase tiene tres letras. Joyce era capaz de hacer frases muy complicadas pero la mejor frase en la historia corta “Eveline” es muy sencilla: “Ella estaba cansada”. Para Vonnegut ninguna otra frase era capaz de romper el corazón del lector en ese momento como esas tres palabras.

La simplicidad del lenguaje es incluso sagrada. La Biblia comienza con palabras que podría haber escrito un niño de 14 años “Al principio Dios creó el cielo y la tierra”.

  1. Ten las agallas de cortar

Si una frase, no importa lo excelente que sea, no ilumina tu materia de una manera nueva y útil, bórrala.

  1. Ten una voz propia

El estilo más natural para ti es el que reproduce el lenguaje que oíste de niño. El primer idioma de Conrad era el polaco y sin duda eso dio colorido al inglés que usó en sus obras.

  1. Di lo que tienes que decir.

Los profesores de Vonnagut le decían que tenía que escribir de manera precisa, seleccionando las palabras más efectivas y relacionándolas entre sí de manera rígida, sin ambigüedades, como partes de una máquina. Esperaban que si era más comprensible fuera más comprendido. Es mejor no  escribir como pintaba Picasso o como improvisa como un músico de Jazz. Si no, corres el riesgo de no ser entendido.

Los lectores quieren que nuestras páginas se parezcan a las páginas que han leído antes. Los lectores tienen un trabajo duro y necesitan toda la ayuda posible del escritor.

  1. Ten compasión de los lectores.

Los lectores tienen que identificar miles de pequeñas marcas en un papel y obtener un sentido de ellas de manera inmediata. Tienen que leer, y leer es un arte tan difícil que la mayoría de la gente no consigue dominarlo incluso después de haberlo estudiado doce años.

Las opciones estilísticas de un escritor no son ni muchas ni glamurosas, pues los lectores son unos artistas imperfectos. Tenemos que ser comprensivos y pacientes, siempre intentando simplificar y clarificar, aunque prefiriéramos elevarnos muy por encima de la masa cantando como ruiseñores.

Esa es la mala noticia. La buena noticia es que la constitución americana permite escribir de lo que uno quiera sin miedo a ser castigado. Ese es el aspecto más importante de nuestro estilo: que la materia de la que escribimos es totalmente ilimitada.

 

Si te parece interesante, nos encantaría que lo compartierasShare on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.