20 consejos para escribir de Stephen King.

20 consejos para escribir de Stephen King en el libro “Mientras escribo”.

Stephen King (Portland, Maine, 21 de septiembre de 1947) es un escritor estadounidense conocido por sus novelas de terror. Sus obras han estado muchas veces en las listas de libros más vendidos.

Por: flickr.com/photos/phozographer/5409578379/

 

En su libro “Mientras escribo” Stephen King da estos 20 consejos para escribir:

 

  1. Escribe para ti mismo primero y para la audiencia después.

“Cuando escribes una historia, te estás contando la historia a ti mismo. Cuando reescribes, tu principal trabajo es quitar todas las cosas que no son la historia. Tu obra comienza siendo solo para ti, pero más adelante se va.”

 

  1. No uses la voz pasiva.

“Los escritores tímidos usan la voz pasiva por el mismo motivo que los amantes tímidos prefieren las parejas pasivas. La voz pasiva es segura”.

 

  1. Primero escribe para ti, luego preocúpate por la audiencia.“

Cuando escribes una historia, te la estás contando a ti mismo. Cuando la reescribes, tu principal tarea es quitar todo lo que es no parte de la historia”.

 

  1. Evita los adverbios.

“El adverbio no es tu amigo”. Piensa en una frase como “cerró la puerta con firmeza”. Es necesario decir que lo hizo con firmeza. ¿No debería eso deducirse del relato? ¿No es redundante?”

 

  1. Evita adverbios especialmente después de “él dijo” y “ella dijo”.

Usar adverbios es humano. Decir simplemente “él dijo” y “ella dijo” es divino.

 

  1. No te obsesiones con la gramática perfecta.

“El objeto de la ficción no es corrección gramatical, en cambio, es hacer que el lector se sienta bienvenido y después contarle una historia, haciéndole olvidar que está escuchando una historia”.

 

  1. La magia está en ti.

“Estoy convencido de que el miedo está en la raíz de la mala escritura”. Dumbo voló con la ayuda de una pluma mágica: puede que sientas la necesidad de tomar una voz pasiva o uno de esos desagradables adverbios por la misma razón. Recuerda antes de hacerlo que Dumbo no necesitaba la pluma: la magia estaba en él”.

 

  1. Lee, lee, lee.

“Tienes que leer en abundancia, constantemente refinando y redefiniendo tu trabajo según lo haces. Si no tienes tiempo para leer, tampoco tienes el tiempo (o las herramientas) para escribir.”

 

  1. No te preocupes de hacer a otras personas felices.

 “Leer en las comidas se considera de mala educación en la buena sociedad, pero si esperas tener éxito como escritor, la falta de educación debería ser lo penúltimo que te preocupe. Lo último debería ser la sociedad educada y lo que espera. Si tienes la intención de escribir de la forma más auténtica que puedas, tus días como miembro de la sociedad educada están contados igualmente”.

 

  1. Apaga la TV. 

“La TV es realmente lo último que un escritor necesita”. Si necesitas tener la televisión encendida te debes plantear lo serio que eres queriendo ser escritor. “Leer requiere tiempo y la televisión se come mucho”.

 

  1. Tienes tres meses. 

“El primer borrador de un libro –incluso de uno largo –no debería tomar más de tres meses, la duración de una temporada”.

 

  1. Hay dos secretos para el éxito. 

“Cuando me preguntan por el secreto de mi éxito (una idea absurda pero imposible de evitar) a veces digo que hay dos: Me mantengo físicamente sano y permanezco casado. Es una buena respuesta porque hace que la pregunta pase y además porque hay en ella un elemento de verdad. La combinación de un cuerpo saludable y una relación estable con una mujer con confianza en sí misma que no acepta tonterías de mí o de nadie más ha hecho posible la continuación de mi trabajo. Y creo que lo contrario también es cierto: que mi escritura y el placer que obtengo de ella ha contribuido a la estabilidad de mi vida familiar.”

 

  1. Escribe una palabra cada vez.

“Un presentador de radio me preguntó cómo escribía. Mi respuesta “una palabra cada vez” le dejó aparentemente sin respuesta. Creo que trataba de decidir si estaba bromeando o no. No lo estaba. Al final es así de simple. Da igual que sea una viñeta de una sola página o una trilogía épica como El Señor de los Anillos, el trabajo siempre se consigue [poniendo] una palabra cada vez.”

 

  1. Elimina las distracciones.

“No debería haber ningún teléfono en la habitación en la que escribes, y desde luego ni televisión ni videojuegos con los que puedas trastear. Si hay una ventana, corre las cortinas o baja las persianas salvo que dé a una pared.”

 

15.Mantente en tu propio estilo.

“No se puede imitar el estilo de otro escritor en un género en particular, no importa lo simple que pueda parecer lo que hace el escritor. En otras palabras, no puedes dirigir un libro como si fuera un misil de crucero. La gente que quiere hacer una fortuna escribiendo como John Grisham o Tom Clancy no produce sino pálidas imitaciones, porque el vocabulario no es lo mismo que los sentimientos y el argumento está a años luz de la verdad tal y como se entiende por la mente y por el corazón.”

 

  1. Excava.

“Cuando, durante el curso de una entrevista para el New Yorker, le dije al entrevistador (Mark Singer) que creía que las historias se encuentran como cosas, como fósiles en el suelo, él me dijo que no me creía. Le respondí que me parecía bien, mientras creyera que yo lo creía. Y lo croe. Las historias no son camisetas de recuerdo o Game Boys. Las historias son reliquias, parte de un pre-existente mundo sin descubrir. El trabajo del escritor es usar las herramientas a su disposición para extraer de cada una de ellas lo más que pueda. A veces el fósil que descubres es pequeño: una concha. Otras veces es enorme, un Tyrannosaurus Rex con todas sus costillas gigantes y dientes sonrientes . En todo caso, sea una historia corta o una novela de mil páginas, las técnicas de excavación son básicamente las mismas.”

 

  1. Toma un descanso.

“Si no lo has hecho nunca, descubrirás que leer tu libro después de seis semanas de descanso resulta una actividad extraña y estimulante. Es tuyo, lo reconocerás como tuyo, incluso serás capaz de reconocer la melodía que estaba sonando en el aparato de música mientras escribías algunas frases, y sin embargo será como leer el trabajo de otra persona, un alma gemela quizá. Es como debe ser, la razón por la que esperaste. Es siempre más fácil matar las criaturas de otra persona que las tuyas propias. “

 

  1. Quita las partes aburridas y mata a tus queridos.

“Cuando pienso en el ritmo, vuelvo a Elmore Leonard, quien lo explicó perfectamente diciendo que simplemente quitaba las partes aburridas. Esto sugiere cortar para aumentar el ritmo y es lo que la mayor parte de nosotros tiene que acabar haciendo. “mata a tus queridos, mata a tus queridos, aún cuando rompa tu pequeño corazón de escritorzuelo, mata a tus queridos.”

 

  1. La investigación no puede hacer sombra a la historia.

“Si necesitas hacer investiación porque partes de tu historia tratan de cosas de las cuales no sabes nada o casi nada, recuerda la palabra “atrás”. Ahí es donde le corresponde estar a la investigación: tan atrás en el fondo y en la historia trasera como puedas ponerlo. Puedes estar en trance con lo que aprendes sobre la bacteria come carne, el sistema de alcantarillas de Nueva York o el cociente intelectual potencia de los cachorros de collie, pero tus lectores estarán posiblemente más preocupados por tus personajes y tu historia.”

 

  1. Te conviertes en un escritor leyendo y escribiendo.

“No necesitas clases o seminarios más de lo que necesitas este o cualquier otro libro sobre escritura. Faulkner aprendió su oficio trabajando en la oficina de correos de Oxford, Mississippi. Otros escritores han aprendido las reglas esenciales mientras estaban en la marina, trabajando en fundiciones o haciendo tiempo en uno de los mejores hoteles de barra de America. Aprendí la parte más valiosa ( y comercial) de mi vida de trabajo mientras limpiaba sábanas de motel y manteles de restaurant en la lavandería “New Franklin Laundry” en Bangor. Aprendes mejor leyendo mucho y escribiendo mucho, y las lecciones más valiosas de todas, son las que te enseñas a ti mismo.”

 

  1. Leer significa ser más feliz.

“Escribir no es para hacer dinero, hacerte famoso, conseguir citas, acostarte o hacer amigos. Al final, se trata de enriquecer la vida de aquellos que lean tu trabajo y enriquecer tu propia vida también. Se trata de levantarse, mejorar y sobreponerse. Ser más feliz ¿vale? Escribir es magia, tan agua de la vida como cualquier arte creativa. El agua es gratis. Así que bebe.”

Si te han llamado la atención estos consejos, quizá te interese leer el libro. A mí me gustó mucho.

Si te parece interesante, nos encantaría que lo compartierasShare on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
No comments yet.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.